Trucos para desatascar el fregadero

Hay determinadas tareas de fontanería que podrías realizar tu mismo, como por ejemplo, desatascar el fregadero.

Los atasco del fregadero es de los problemas más habituales y molestos que se presentan en nuestra cocina. Muchas veces creemos mantenerlo aparentemente limpio, sin embargo, siempre se acaban yendo restos de desperdicios, de comida o grasas que, con el tiempo se acumulan y se van adhiriendo a las paredes de las tuberías hasta que se produce el atasco. Otras veces, se obstruyen simplemente debido al deterioro que se ha generado por el paso del tiempo.

Cuando el atasco persiste o no tenemos idea de cómo proceder, la mejor opción será contactar con un fontanero. Sin embargo, en casos leves, hay una serie de métodos que puedes realizar tú mismo para desatascar tu fregadero.

¿Qué hacer para que el fregadero no se atasque?

Lo primero que hay que hacer para evitar que el fregadero se atasque es no dejar que caigan restos de comida. Asegúrate siempre de que los platos estén limpios y, sobre todas las cosas, de que no tengan restos de aceite o de café, ya que estos suelen adherirse con mayor facilidad a las tubería. Cumplen la acción del pegamento y atraen toda la suciedad

El desatascador de siempre es otra solución rápida y sencilla para eliminar los atascos en las tuberías. Si todavía no sabes utilizarlo correctamente, solo tienes que verter unos dos o tres centímetros de agua, que será la que haga las funciones de sellado. Si el bloqueo persiste, intenta vertiendo una cazuela de agua hirviendo con sal y dos vasos pequeños de bicarbonato. Ahora, para que los ingredientes cumplan su función se deben seguir los siguientes pasos:

  • Debes echar por el desagüe del fregadero un vaso de bicarbonato mas dos vasos de agua hirviendo para que se pueda ablandar la suciedad pegada y vayan desapareciendo las impurezas.
  • Luego debes esperar unos minutos y verter otro vaso de bicarbonato, mas otro de agua y seguido a esto tapa el desagüe. Deja pasar otros cuantos minutos y destapa el desagüe, luego vierte nuevamente otros dos vasos de agua hirviendo. Deberás repetir el proceso varias veces y veras como el problema desaparece.

La sosa cáustica es otra de las soluciones caseras rápidas y sencillas, que se utilizan comúnmente para desatascar el fregadero. Sin embargo, con este método se debe tener precaución porque si las cañerías son de cobre pueden obstruirse o corroerse con facilidad.

Si lo deseas, puedes ser el fontanero de tu casa. Ubícate debajo de tu fregadero y desmonta el sifón para limpiar la suciedad que ocasiona la obstrucción de las tuberías. Aunque siempre contaras con alguna solución milagrosa, como verter un poco de Coca-Cola, pero ten presente que este truco funciona solo si el atasco no es demasiado grave.

Ahora bien, si no tienes muy claro como usar estos trucos o, por el contrario, ya los has probado todos y el fregadero sigue atascado, lo mas recomendable es que solicites la ayuda de un servicio de fontaneros, que tengan la experiencia y conocimientos necesarios en desatascos.

Ponte en contacto con nuestra empresa.